Pastores que callan al CORDERO


No nos asombre que la cobardía espiritual de los pastores venga acompañada de signos "sensibles", verdaderamente perceptibles. Y para no ser injustos con la clerecía, haremos extensivo lo anterior a todos los cristianos. Nuestra cobardía, viene acompañada de catástrofes.

Pero claro, no todos tienen la misma responsabilidad a la hora de evaluar actos. No tiene la misma función, por ejemplo, el pastor que la oveja, aun cuando ambos conformen la realidad pastoril. Porque no me venga a decir nadie que le dá lo mismo que el pastor de su rebaño sea ciego o manco, a hombre de arrojo y claridad en el arte de apacentar.

Esto que es tan obvio en la realidad doméstica, no menos deja de serlo en la majada de Dios. Un pastor ciego, o menor, tuerto digamos, pierde el control de la mitad de su rebaño. Y el que pierde un poco, arruina el todo mismo. Por eso, en este peculiar arte de apacentar almas, el error del pastor casi nunca es remediable. Perduran tanto sus bienes como sus males, y por largos años de hombres.

Imagínense, para seguir con la misma analogía, que a un pastor se le dé por mentir. Dísele a una de sus ovejas: "anda, blanquita, salta a ese pozo, que no es tan hondo y encontrarás agua para tus refrescos". Y la pobre (claro, si es una oveja, ¿que esperan?) cae cuarenta metros, desparramada, que ni para estofado sirve. ¿Y bien? Diagnostiquemos un posible cuadro de mitomanía. Porque el que miente en grande, de lo poco comenzó.

Díganme ustedes si escuchan la voz de los pastores ante el pozo fiero que estamos a punto de conocer. Los signos están, y los haitianos, chilenos, turcos y otros podrán contarnos de los "signos sensibles" que gritan la cercanía de la profundidad.

11"Tanto el profeta como el sacerdote son unos impíos, dice Yahveh. Aun en mi casa he hallado su maldad. 12 Por tanto, como resbaladeros en la oscuridad será su camino. Serán empujados y caerán en él, porque yo traeré el mal sobre ellos en el año de su castigo, dice Yahveh.

13 "En los profetas de Samaria he visto algo repulsivo: Profetizan en nombre de Baal y hacen errar a mi pueblo Israel. 14 Y en los profetas de Jerusalén he visto algo horrible: Cometen adulterio, andan en la mentira y fortalecen las manos de los malhechores, de manera que ninguno se convierta de su maldad. Todos ellos son para mí como Sodoma, y sus habitantes como Gomorra. 15 Por tanto, así ha dicho Yahveh de los Ejércitos acerca de los profetas: He aquí que les haré comer ajenjo y les haré beber aguas envenenadas, porque de los profetas de Jerusalén ha salido la corrupción a todo el país."

25 "He oído lo que dijeron aquellos profetas que en mi nombre profetizan mentira, diciendo: ’¡He soñado, he soñado!’ 26 ¿Hasta cuándo? ¿Qué hay en el corazón de los profetas que profetizan mentira y que profetizan el engaño de sus propios corazones? 27 ¿Acaso con sus sueños que cada uno cuenta a su compañero, piensan hacer que mi pueblo se olvide de mi nombre, de la manera que sus padres se olvidaron de mi nombre por causa de Baal? 28 El profeta que tenga un sueño, que cuente el sueño; pero el que tenga mi palabra, que hable mi palabra con fidelidad. ¿Qué tiene que ver la paja con el trigo?, dice Yahveh. 29 ¿No es mi palabra como el fuego y como el martillo que despedaza la roca?, dice Yahveh. 30 Por tanto, he aquí, yo estoy contra los profetas que hurtan mis palabras, cada uno de su vecino, dice Yahveh. 31 He aquí, yo estoy contra los profetas que con sus lenguas hablan lisonjas y proclaman: Yahveh dice.’ 32 He aquí, dice Yahveh, yo estoy contra los que profetizan sueños mentirosos y los cuentan, haciendo errar a mi pueblo con sus mentiras y con su liviandad. Yo no los envié ni les mandé. Ningún provecho traerán a este pueblo, dice Yahveh”.(Jr. 23)


Pero callan también las hermosuras del Reino inacabable que espera a los elegidos, a sus ovejas, deseosas de páramos eternos. Vendrá el día –sí que vendrá, se ve ya su terrible luminosidad- en que EL CORDERO balará tan fuerte, que los pastores malos caerán de bruces ante la suavidad de su Verdad.

Después me mostró un río de agua de vida, resplandeciente como cristal, que fluye del trono de Dios y del Cordero. 2 En medio de la avenida de la ciudad, y a uno y otro lado del río, está el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto. Las hojas del árbol son para la sanidad de las naciones.

3 Ya no habrá más maldición. Y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le rendirán culto. 4 Verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes. 5 No habrá más noche, ni tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol; porque el Señor Dios alumbrará sobre ellos, y reinarán por los siglos de los siglos. (Ap. 22).


Nota bene: no se pierdan los datos de Whiskerer, en apoyo de lo que mento aquí.

No hay comentarios: