La argentinidad al palo.



“A un hombre que se quiere engañar

¿qué castigo le hemos de dar?

Dejarlo que se engañe, ch´amigo.

¡No hay pior castigo!


(Castellani, Las canciones de Militis)


Dígame, Padre, y no mienta:

De los tontos ¿qué hace Dios?

Nacen cada día ochenta

Y mueren al año dos.


(Castellani, Las ideas de mi tío el cura)



No hay nada para mi tan despertante por las mañanas, antes de comenzar con el trajín odioso de la ciudad confiada, como una buena dosis de diario argentino. La enterné me lo suministra, en bandeja pixelada.


Hoy La Nación nos vuelve anoticiar de la imperturbable moda argentina -ancestral, si no fuese por los pibes que la modelan- de tomar, cortar, quejarse y patalear, por el simple y reverendo gusto de patalear. Así somos los argentinos: una nación volcada al exterior, imprevisible, aunque muchas veces parezca lo contrario.


La Argentina vive en Bs. As. Es así, y que protesten los hermanos del interior. Que la alpargata, que el poncho, que la guitarra y el asado con cuero. Las penas son de ustedes, las vaquitas, paisanos, son nuestras.


Acá se teje el futuro de un pueblo sin alma, que se niega a crear y se condena, por ende, a perecer.


Que hay que pensar en las generaciones futuras, que el destino de nuestra patria está en los jóvenes, que la sangre nueva ya vendrá, que algo tenemos que hacer. ¡Dejemos de hablar como argentinos, por favor! ¡Futuro un cuerno! Un futuro a lo argentino queremos todos: un futuro de yerba, tango y tira de pecho a dos pesos el kilo, misas gratis y estipendio un cuerno.


-¡Si las vacas son nuestras! ¡Vende-patria progresista traidor salvaje unitario! ¡Viva la Santa Federación!

-¡La argentinidad al palo!


Nada mejor que los comentarios on-line de los lectores mañaneros. De cuerpo entero se yergue la sombra argentina, para desvariar, y la mayoría de las veces, para acertar. Curiosidad: conservadores liberales tras las pantallas, anarquistas permisivistas en la realidad. Así es el porteño. Y ustedes, los del interior tradicional, imitadores.



Alumnos secundarios de la Capital mantenían hoy la medida y podrían realizar una marcha a la Legislatura; Macri se comprometió a presentar un plan de obras en 48 horas.


Comentario 1: Quiero creer que esto tendrá consecuencias para los aprendices de políticos que se está gestando. Muchos supongo quedarán libres y quienes deben tomar lista no lo hacen deberán ser sancionados. Los que apoyan a estos niños, incluidos sus padres, no han tomado conciencia que este es el futuro del país, escuelas tomadas, fábricas tomadas, calles cortadas, rutas y puentes internacionales cortados. Se están preparando para nada, o mejor dicho para ser políticos, para la única profesión que lo esencial es no estar preparado, ser inculto, inepto, no tener ética ni moral, ser autoritario, y un pequeño ingrediente que si bien no es indispensable casi todos lo aprenden velozmente, se llama corrupción.


Comentario 2: Parece que la cabeza no des dá para más. Hay que dejarlos y esperar, ellos se creen bandera de algo pero son unos pobres muchachos que cuando crezcan van a ser bastante menos que el que estudia., se van a arrepentir de tanto daño y tanto tiempo perdido. Lo curioso es que entre tanto salame no haya -aunque sea un poco- de jamón crudo.


Comentario 3: jajajajajaja - - como es obligaciòn de la ciudadanìa OBLIGAR a estos chicos a ser mejores, no peores, personalmente yo aplicarìa el sistema doña lydia, unas cuantas patadas en el cl y a estudiar sin meterse en lìos. demasiada sicologìa barata aplicada a la permisividad. ASÍ ESTAMOS.


¡ASÍ ESTAMOS! La eterna muletilla del gran pueblo argentino salud. ¡Así estamos! ¡Así vamos a estar para siempre! querrás decir.


-¡Liberal vende patria! ¡Desesperanzado! ¡Eso no es de cristianos! ¡El Evangelio es optimismo puro, esperanza de amor y reconciliación! ¡Esperanza de Cristiandad!

-¡La argentinidad, al palo!



Del éxtasis a la agonía
oscila nuestro historial.
Podemos ser lo mejor, o también lo peor,
con la misma facilidad.



-Tiene que volver la mano dura. O si no, votar al Cabezón, como me dijo Mons. A. Es el mal menor, la única salida.


-Mons. A. es un liberal.


-No te lo voy a permitir, blasfemo. Es nuestro padre espiritual y sabe cosas que vos ni yo sabemos: es super-inteligente.

-Y súper pelotudo, y súper oligarca y súper vende altares, y súper anti-grasa y súper…man. Por tu pelotudo, y los de su especie… ¡así estamos!



¿Cómo castiga Dios una raza de pelotudos (porque es pecado ser pelotudo en cuestiones de religión y política, o sea, en lo esencial-espiritual del hombre)?


Lo castiga con pelotudos que quieren des-pelotudizar, o sea, con necios. Magnates necios, políticos necios, obispos necios. O sea, nos confina a nuestra accidentalidad.


“Engruesa el corazón de este pueblo, y agrava sus oídos, y ciega sus ojos, para que no vea con sus ojos, ni oiga con sus oídos, ni su corazón entienda, ni se convierta y haya para él sanidad” (Is. 6, 13).



Un país sin jefe, un país sin poeta,
un país que se divierte, un país que no se respeta.
“¡Que Argentina al Sur ni Argentina al norte!
A mí lo que me agrada es bailar con corte”


…………………………………………………………


Gigantes como el Obelisco,
campeones de fútbol,
boxeo y hockey.
Locatti, Barreda,
Monzón y Cordera
también, matan por amor.
Tanos, gallegos, judíos,
criollos, polacos, indios, negros,
cabecitas... pero con pedigree francés
somos de un lugar
santo y profano a la vez,
mixtura de alta combustión



¡ARGENTINIDAD, AL PALO!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Las vaquitas, Teseo, no las baquitas.

No sé qué quiere decir con sus malas palabras, que de tan usadas, ya no significan nada, son un comodín. Consulte el diccionario y busque otros términos que quieran decir algo. También así se es cómplice de la decadencia del país, creo que somos uno de los pueblos más mal hablados de América hispana. Por dos palabras, tres malas palabras.

Así se bastardea y reduce nuestro pensamiento a la manera... de los machos del palo argentino.

A3

Teseo dijo...

A3:

Gracias por la corrección.

¿Le parece que el término en cuestión no significa nada? Mire que si a mí me dicen pel. corre una fuerte carga semántica por mis parietales, y ni que le digo por mi sensibilidad.

Si es monopolio de los machos del palo argentino, pregúntele mi vecina.

¿Que término, Ud. que conoce de palabras sinónimas, me aconseja para cambiar "pel..."? Para mi, tiene una carga semántica única: "dícese del que tiene las pel. de adorno".

T.

Coronel Kurtz dijo...

Estimada A3: En general, coincido con Ud., caer en vulgaridades porque sí, no tiene sentido. Sin embargo, en este caso --la crítica de "lo piolas" que somos los argentinos--, creo que Teseo ha tenido un gran acierto, puesto que pel* (o bol*, para todo aquél que no es "piola" como buen argentino) es una palabra demasiado usada en este mismo contexto y de muy evidente significado.

Estimado Teseo: "¡Así estamos!"... ¡Tantas veces uso esa expresión! A veces, este tipo de introspección puede ser muy dura.

Anónimo dijo...

A3,

En su entrada del post anterior usted escribió: "o qué se yo". Póngale acento al “se”, por favor, para evitar así el deterioro del lenguaje por el que parece estar tan interesada.

Y “consulte el diccionario” usted también, que ilustra suficientemente lo siguiente de la RAE:

1. loc. sust. m. fulano (‖ persona indeterminada). El actor no sé cuántos llegó entonces.

no sé qué.

1. loc. sust. m. Cosa sutil y misteriosa que no se acierta a explicar. Tiene un no sé qué muy agradable.

no sé qué te diga.

1. expr. coloq. U. para indicar desconfianza o incertidumbre de lo que le dicen a alguien.

MATÍAS.

Anónimo dijo...

A3, le agradezco infinitamente su explosión de comentarios en la web. Sus persistentes acotaciones me han conducido por caminos insospechados, como el de revalorizar a mi mujer, de la cual me quejaba por trivialidades.
A4 S