Newman: fe y razón I


Y ahora que gozamos de este inmenso don de Dios [la Revelación sobrenatural], la religión natural tiene una utilidad y una importancia que difícilmente podía poseer antes. Pues, si la religión revelada impone una doctrina, también la religión natural la recomienda. Casi no hace falta observar que todo el conjunto del plan revelado se apoya en la naturaleza para la validez de sus garantías racionales. La reivindicación de un conocimiento o un poder milagroso presupone la existencia de un Ser capaz de ejercerlo; y el contenido de la misma revelación es puesto de manifiesto e interpretado por las tremendas analogías de la mediación y el sufrimiento vicario, que discernimos en el curso visible del mundo y que tienen inmensas aplicaciones. Nada quizá satisface más a la reflexión cristiana que su percepción de las raíces profundas del sistema revelado en el curso natural de las cosas, del cual es simplemente la consecuencia y la plenitud: nuestro Salvador ha interpretado para nosotros los acentos tenues o entrecortados de la naturaleza; y en ellos, interpretados así, el cristiano tiene, igual que en una profecía antigua, a la vez las garantías y el memorial permanente de las verdades del Evangelio.

Sermón de Newman titulado “La religión natural, camino hacia la revelada”. En: Newman J. H., La fe y la razón. Quince sermones predicados ante la universidad de Oxford (1826-1843), Madrid, Encuentro, 1993, pp. 82-83.


Hermanos míos: vivimos en una época en que se da gran importancia a los argumentos que se pueden echar por delante para demostrar la religión, bien natural, bien revelada; y se escriben tomas para demostrar que debemos creer. Esos libros se titulan Teología natural o Evidencia del Cristianismo. Nuestros enemigos gustan de repetir que los católicos no saben por qué creen. Lejos de mí el pensamiento de querer poner en tela de juicio la belleza y fuerza de argumentos expuestos en esos libros; pero dudo mucho de que sean esos argumentos los que conducen a los hombres al cristianismo, o los que los retienen en él (…) Estad seguros de ello, hermanos míos: el mejor argumento, mejor que todo lo que la astronomía, y la geología y la fisiología, y todo lo que las demás ciencias pueden proporcionar, argumento al alcance de todos, de los que pueden leer, como de los que no pueden; argumento que está dentro de nosotros, argumento convincente para el entendimiento, persuasivo para el corazón, bien para probar la existencia de un Dios, bien para sentar las bases del cristianismo, es el que brota de una atención perfecta a las enseñanzas de nuestro corazón, y la comparación entre las exigencias de la conciencia y las doctrinas del Evangelio.

Sermón de Newman “Disposiciones para la fe” –VI de los Sermons preached on various occasions-. En: De Linera A. A., El problema de la certeza en Newman, Madrid, Jura, 1946, p. 117.

4 comentarios:

Psique y Eros dijo...

Me gustó mucho el segundo texto, es muy interesante la crítica velada (o no tanto) a la apología racionalista, formalista y en el fondo voluntarista (aquí por voluntarismo entiendo lo que está detrás de todo error, la impaciencia de no escuchar la realidad y querer forzar un resultado, aunque para ello, paradójicamente se use la razón). Alguna vez tendré que hacer un post como el del escéptico sobre el apologeta, ir al griego y ver como también ese pueblo sabio hizo experiencia de la falta de virtud (en el sentido clásico de plenitud, no en el moderno restringido a lo moral) del apologeta. La experiencia sobrenatural de Newman lo aparta de la apología y de los contenidos apologéticos. Y prácticamente corrige el más grande de los vicios formalistas en el que puede caer la fe que es definirla como ‘creer algo’ en vez de ‘creerle a alguien’....

Teseo dijo...

Excelente definición del fenómeno voluntarista:

"impaciencia de no escuchar la realidad y querer forzar un resultado, aunque para ello, paradójicamente se use la razón".

A lo Ludovicus, aunque no tan conciso.

Carlos Roberto dijo...

¿Fenómeno voluntarista? Lo de siempre, cuando hay que defender la irracionalidad, es decir eso que llaman FE, se dice de todo. Pero no les parece que es hora de terminar con el pensamiento mágico, libros sagrados, dogmas, historias, cuentos, delirios místicos, visiones, milagros, en fin, con las religiones y de una vez por todas aceptar únicamente afirmaciones respaldadas por la evidencia y el pensamiento racional.

Rodolfo Plata dijo...

LA PAIDEIA GRIEGA DE CRISTO: La semana santa es tiempo de recogimiento, meditación, ejercicios espirituales y rectificación: La paideia griega tenía como propósito educar a la juventud en la virtud (desarrollo de la espiritualidad) y la sabiduría (cuidado de la verdad), mediante la práctica continua de ejercicios espirituales (cultivo de sí), a fin de prevenir y curar las enfermedades del alma. El educador, utilizando el discurso filosófico y la discusión de casos y ejemplos prácticos, más que informar trataba de inducir transformaciones buenas y convenientes para si mismo y la sociedad, motivando a los jóvenes a practicar las virtudes opuestas a los defectos encontrados en el fondo del alma, a efecto de adquirir el perfil de humanidad perfecta (cero defectos) __La vida, ejemplo y enseñanzas de Cristo coincide cien por ciento con el currículo y objetivo de la filosofía griega. Y por su autentico valor pedagógico, el apóstol Felipe introdujo en los ejercicios espirituales la paideia de Cristo (posteriormente enriquecida por San Basilio, San Gregorio, San Agustín y San Clemente de Alejandría, con el currículo y la metodología de los filósofos greco romanos: Aristóteles, Cicerón, Diógenes, Platón, Séneca, Sócrates, Marco Aurelio,,,), a fin de alcanzar la trascendencia humana (patente en Cristo) y la sociedad perfecta (Reino de Dios). Meta que no se ha logrado debido que la teología judeo cristiana fruto de la unión de la paideia de Cristo con Antiguo Testamento, al apartar la fe de la razón, castra mentalmente a sus seguidores extraviándolos hacia la ecumene abrahámica que conduce al precipicio de la perdición eterna (muerte espiritual)__ Es tiempo de rectificar y retomar la paideia griega de Cristo, separando de nuestra fe el Antiguo Testamento y su teología fantástica que han impedido a los pueblos cristianos alcanzar la supra humanidad. Pierre Hadot: Ejercicios Espirituales y Filosofía Antigua. Editorial Siruela. http://www.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-EN-DEFENSA-DEL-ESTADO-LA-IGLESIA-Y-LA-SOCIEDAD